10 animales que no debes liberar en la naturaleza

7 min


Durante los últimos años, el número de personas que ‘adoptan’ animales exóticos ha aumentado. Esto se ha convertido en un verdadero problema, no solo para algunos ecosistemas, sino para las propias mascotas cuando son liberadas nuevamente. En este artículo, conocerás 10 mascotas que no debes soltar nunca en la naturaleza.

10. Iguanas verdes

Las iguanas son una mascota popular entre los amantes de los animales exóticos. Son increíbles y hermosos reptiles; supuestamente fáciles de cuidar. Pero solo las personas que han adoptado una saben lo complicado que puede ser su cuidado. Las iguanas necesitan un ambiente y una dieta estricta para sobrevivir. También pueden ser difíciles de domesticar y manejar, especialmente cuando están completamente desarrolladas.

El problema viene cuando un dueño de iguana se da cuenta que no puede cuidar más de ella, y decide liberarla nuevamente en la naturaleza. Muchos creen que, por ser un animal salvaje, estos podrán cuidarse a sí mismos. Pero lo cierto es que solo bastan unos días en cautiverio para que las iguanas pierdan algunas habilidades de caza y supervivencia. Al ser liberadas en su hábitat nuevamente, lo más seguro es que mueran de hambre a los pocos días.

9. Rana arbórea cubana

Las ranas son muy lindas y las favoritas de muchas personas por ser una especie exótica, pero la rana arborícola cubana, es la que más ha sido adoptada como mascota en los últimos años,  pero esto ha causado muchos problemas en el ambiente también.

Por tratarse de una rana muy agresiva que se alimenta de al menos cinco especies diferentes de ranas, así como lagartos, pequeñas serpientes y renacuajos, esto ha causado muchos problemas, en especial en Florida, Estados Unidos, país donde fueron introducidas en la década de 1920.

Las ranas arboledas son nativas de Cuba, las Bahamas y las Islas Caimán, así que, al estar en otro ambiente, estos animales pueden hacer muchos desastres en otro ecosistema. Por esta razón, es una mascota la cual no debe ser liberada bajo ninguna circunstancia.

8. Conejos

El conejo es otra mascota increíblemente popular. Su apariencia hermosa y adorable le ha abierto las puertas en muchos hogares a lo largo del mundo. Pero no es un secreto para nadie que estos animales son muy difíciles de cuidar. Así que, al presentar el más mínimo problema, son liberados a la naturaleza, y aunque se piense que los conejos pueden cuidarse solos, la realidad es que no es así.

Al ser criados como una mascota, estos “animalitos” no tendrán la capacidad de defenderse de algún posible depredador, o buscar comida por su cuenta, muriendo rápidamente de hambre.

Mientras que en el caso más extraño, en el que pueden sobrevivir y adaptarse, los conejos que son liberados en entornos no nativos pueden causar graves daños. El mejor ejemplo de esto es en Australia, donde fueron liberados para cazar en 1859. Solo 24 fueron soltados, pero en 1920 había aproximadamente 10 mil millones en todo el país, y no creo que tenga que explicarte lo que sucede cuando un animal no nativo de una zona se reproduce de esa forma.  

7. Goldfish

Los goldfish son posiblemente los peces mascota más comunes que existen. Siendo un animal muy fácil de cuidar y mantener, estos pequeños peces son la preferencia de muchos padres para obsequiárselos a sus niños.

Desafortunadamente, existen cientos de personas que al no seguir queriendo a este “animalito”, los liberan en la naturaleza sin medir las consecuencias desastrosas para su entorno local. Al alimentarse de más alimentos e interrumpir los ecosistemas, estos peces pueden propagarse y causar un daño significativo para todas las especies nativas.

6. Caracol africano

El caracol africano es una mascota que hoy en día no es para nada impresionante. El problema de tenerlo, es el cuidado que hay que prestarle, pues no es para nada fácil. De esta forma, muchos que en su momento adoptaron a uno de estos para que sea su mascota, los desechan al darse cuenta de su compleja atención.

Al ser liberados, estos animales tienen dos posibles destinos. Si el hábitat al que fue liberado es muy similar al suyo, posiblemente termine sobreviviendo y adaptándose al lugar. Sin embargo, la segunda opción es la más común, y es que, al ser liberados, los caracoles africanos no podrán adaptarse y morirán en cuestión de poco tiempo. Esto se debe a que muchos de los lugares a los que son liberados, son muy húmedos.

5. Tortuga

La tortuga de orejas rojas es una especie de animal muy frecuentada en los hogares como mascota, siendo un tierno y fiel compañero, muchos prefieren a esta especie como aquel amigo incondicional. Pero esto no siempre es así, existen muchas personas que descuidan a este “animalito”, ha tal punto de soltarlos en la naturaleza simplemente porque se cansan de cuidarlos.

Este acto se traduce en una muerte segura para la tortuga de orejas rojas. Siendo criada como una mascota, ellas no pueden ser liberadas en un ecosistema que no sea el suyo, ya que suelen tener muchos problemas a la hora de cambiar de hábitat. De igual forma, esta especie son muy frágiles, así que son susceptibles a contraer enfermedades y hongos en su caparazón, debido al cambio de clima y al PH del lugar.

4. Camaleón

Al igual que las iguanas, el camaleón es una especie de reptil que se ha vuelto muy famoso en la comunidad. Siendo adoptado como mascota, este curioso animal requiere cuidados muy costosos y una buena atención. Debido a que esto no le parece a todo el mundo, después de tenerlos como mascota, los liberan a la naturaleza creyendo que será lo mejor para el pequeño “animalito”.

Esto no solo es perjudicial para el camaleón por acostumbrarse a cuidados, sino, también para el ecosistema.

3. Serpiente

Aunque en realidad las serpientes son una mascota muy común hoy en día, no te creas que es la mejor opción entre tantos animales exóticos que puedes elegir para cuidar.

Al principio tener una Boa gigante (que es la más común para ser una mascota) es un cuidado muy simple. Teniendo a penas 24 a 30 cm de largo, no es ninguna complicación alimentarla y atenderla, pero la cosa se pone difícil cuando estas llegan a medir hasta 2 metros de largo y pueden asfixiarte en un cerrar y abrir de ojos. Por esta razón son liberadas en algún bosque, y aunque parezca lo mejor tanto para la familia como para la Boa, en realidad es todo lo contrario.

Este animal que fue criada como mascota no tendrá los mismos instintos de caza que una que nació en su hábitat natural, mientras que el cambio brusco de ecosistema, la puede llegar a estresar tanto que ni buscará alimento.

2. Pez León Rojo

En los últimos años el pez león rojo se han vuelto muy popular en los hogares para ser una mascota. Pero la verdad es que, al presentar algún problema, muchos liberan estos animales en hábitat que no son la de él.

El problema radica en que, a parte de ser animales sumamente sensibles a nuevos hogares, estos “animalitos” son venenosos y tóxicos para ecosistemas que no son el originario. Sumado a esto, el pez león rojo, después de ser mascota, no será capaz de auto cuidarse ni buscar comida por su propia cuenta.

1. Periquitos

Tal vez los más famosos de la lista, los periquitos son una mascota muy común. Estos pequeños animales son muy tiernos y hermosos, aunque esto no lo tienen en cuenta cuando son liberados.

Los periquitos después de criarse como mascota, no son capaces de detectar posibles amenazas, ni mucho menos buscar su propia comida. Siendo blanco fácil de depredadores, y muriendo en poco tiempo de hambre.