10 Esculturas que desafían la fuerza de gravedad

4 min


El mundo del arte es infinito y versátil. Estas esculturas te pondrán a alucinar.

Imposible tener una favorita, pero si tuviésemos que escoger alguna, sería la número 6.

¿Tú qué opinas? ¿Cuál es tu favorita?

1. La fuerza de la naturaleza, de Lorenzo Quinn

“Tras ver la costa destruida de Tailandia y el huracán que afectó al sur de los Estados Unidos, decidí crear una escultura dedicada a la Madre Naturaleza”

Quinn explica que esta obra representa una reminiscencia, de cuando se ofrecían estatuas a los Dioses, para calmar su furia.

2. Wursa a 18.000 km de la Tierra, de Daniel Firman

El escultor francés Daniel Firman, muestra a Wursa, un elefante equilibrista que puede dominar su peso con la trompa, solo a 18 mil km de la Tierra.

Además de los detalles que le confieren al animal, parecer real, Firman logra tambalear la teoría de gravedad.

3. Inmigrante en busca de utopía, de Fredrik Radumm

Estas obras de Radumm te llevan más allá del observar. Analizar.

Se caracteriza por representar historias políticas y la crítica en sus esculturas.

Hacienda Paradise, relata«El caso de los Galápagos». Se refiere a varios europeos que en 1930 abandonaron sus casas, para refugiarse en las Islas Galápagos.

4. Hadas de alambre, de Robin Wight

Ubicadas en el parque místico de Reino Unido. Estas hadas hechas de alambre de acero inoxidable, parecieran extraídas de un cuento fantástico.

Los detalles nos hacen pensar que están en constante movimiento, dándoles el toque realista.

5. Besos de café de Johnsong Tsang

Interesante mensaje de amor. La obra busca transmitir el sentido del gusto a través del compartir una bebida y el romanticismo.

Si observas, es fácil intuir que se trata de café o el té.

Yuanyang II, es el nombre con que Tsang la bautizó. En Hong Kong existe una bebida llamada de esta forma, hecha de café y un tipo de té lacteado.

Cabe destacar que Yuanyang significa también pato mandarín, animal representativo del amor de pareja en la cultura oriental.

6. Toma mi luz pero no robes mi trueno, de Alex Chinneck

Cuando hablamos de ilusiones ópticas, se merece mencionar a Chinneck con su increíble obra Take my Lightning but don’t steal my Thunder, ubicada en la calles de Covent Garden en Londres.

Es posible mirar como la mitad de la estructura está flotante, permitiéndole a los caminantes, pasar por debajo de los pilares.

Necesitó 500 horas para pintar todo el edificio, a través de técnicas digitales.

 

7. Les Voyageurs, de Bruno Catalano

Catala, es un artista francés con unas obras muy curiosas. Dan la sensación de cuando que nos hace falta algo, y literalmente les falta algo.

Estatuas que a primera vista, pareciera que la parte superior e inferior de su cuerpo estuviesen flotando por separado.

Si observas, están unido por una maleta. De ahí el nombre Les Voyageurs, que significa Los Viajeros.

8. Las vírgenes de Apeldoorn, de Elisabet Stienstra

Estas curiosas vírgenes se encuentran en los países bajos. Son tres esculturas flotantes de bronce, que muestran sus prendas y largas cabelleras caer al suelo.

9. 1.78 Madrid, de Janet Echelman

Ubicada en la Plaza Mayor de Madrid.

El nombre de esta obra de hilos suspendidos «1.78 Madrid» de la estadounidense Echelman, se refiere a los microsegundos que la Tierra un día acortó, por el terremoto de Japón en 2011.

Pertenece a la serie Earth Time, que representa la relación entre el tiempo, los fenómenos físicos y nosotros.

10. Balancing Sculptures, de Jerzy Kedziora

Escultor polaco que desafía la gravedad, a través del equilibrio, el arte clásico y cinético, de sus esculturas funambulistas.

Este término se refiere al acróbata de la cuerda floja.

En muchas ciudades del mundo se pueden observar estas obras, inspiradas en los recuerdos de la infancia de Kedziora.