Cirujana fallece con 92 años después de 10.000 intervenciones realizadas

3 min


¿Si tuvieran que intervenirte quirúrgicamente, dejarías que fuese por una anciana de 92 años?

Da un poco de miedo, te entendemos, pero no es lo mismo que sienten los residentes de Ryzan en Rusia.

Alla Ilyinichna Levushkina era una cirujana especializada en proctología, que murió a sus 92 años, pero eso no es lo más sorprendente.

Esta anciana nacida en Rusia, operó hasta sus últimos días.

Alla, se dedicó a la medicina durante 68 años, lo que le otorgó el título de la cirujana más longeva del mundo.

Realizó aproximadamente unas 10 mil operaciones, todas invictas.

En ocasiones le preguntaban si pensaba en jubilarse y Alla con una gran sonrisa respondía que ser médico no es un trabajo, sino un estilo de vida, por lo tanto le quitaría todo sentido a su existencia.

Su pasión por la medicina ocupó su vida a tal punto, que nunca se casó y tener hijos mucho menos.

Interesada por la lectura, en su adolescencia descubrió una novela sobre médicos que la atrapó y que dibujó lo que fue su vida.

Para Alla, estudiar medicina fue todo un reto

Mientras cursaba sus estudios, ella y sus compañeros pasaron hambre. Ocurría un milagro el día que lograban comer algo de pescado y pan.

En aquel entonces había pocas médicas en el país y mucha competencia en el campo laboral.

Esto no fue razón para que Alla desistiera de su sueño de ser médico, al contrario, la alentó muchísimo más.

Luego de graduada, le dedicó los primeros 30 años de su carrera a la unidad de medicina aérea. Se encargaba de tratar a aquellos pacientes que vivían en los lugares más recónditos de Rusia.

Tiempo después terminó ejerciendo en su ciudad natal, Ryzan.

A partir de allí, todos los días de su vida consistieron en pasar consultas durante las mañanas. El resto del día era dedicado a cirugías y cuidar de sus pacientes.

Cuando no hacía vida en el City Hospital, cuidaba de su sobrino discapacitado en el pequeño estudio en el que vivía junto a sus ocho gatos.

En una entrevista que le hicieron, le preguntaron que cuál era su secreto para una larga vida. A lo que ella respondió “como todo, me río y lloro mucho”

Alla siempren sintió que vivía al máximo, amaba lo que hacía y le causaba gran satisfacción ganarle la pelea a la enfermedad.

Gracias al compromiso y entrega que le dedicó a su carrera y a sus pacintes, Alla recibió el premio al mejor médico en Rusia.

Este «caballo de carreras» como ella se autodenominaba, vivió para salvar vidas. Es un honor para nosotros haberte compartido su historia.

En el siguiente video podrás apreciar a detalle, parte de su vida.

 

¿Qué te parece la historia de Alla? Si te gustó, ¡compártela con tus amigos!